Símbolos Patrios de Antioquia

El Departamento de Antioquia es un territorio que colinda con El Peñol. Antioquia es famosa por ser un maravilloso lugar turístico; por ser una zona donde abunda el agua con todas sus cualidades, las cuales dan la opción para poder realizar la siembra agrícola. Es por ello, que forma parte de uno de los municipios con grandes cantidades de zonas lacustres. También tiene montañas ricas en pastos y fuentes de agua, que sirven para la siembra y el pastoreo. Desde su fundación habitaron muchas etnias indígenas, algunas comandadas por un recordado cacique de nombre Guatapé.

Museo de Antioquia

En el Sector Económico, Antioquia es uno de los departamentos colombianos que genera sus ingresos mediante el sector primario, secundario y terciario completamente. El sector primario está representado básicamente por la agricultura, el sector secundario la manufactura, y el sector terciario representa el comercio. El sector secundario con la manufactura genera gran parte de las ganancias del país, junto con el comercio. Por este motivo, este estado representa un significativo 15% del producto interno bruto nacional. Desde hace varios años, la población de Antioquia ha puesto todo su empeño y trabajo para llevar adelante el potencial económico del estado. 

Así mismo, Antioquia posee diferentes atractivos turísticos que ha hecho que sus visitantes le otorguen un gran reconocimiento en el país. Tiene una muy reconocida producción de leche que se le llama La Ruta de Leche, la cual es muy conocida por un recorrido de todos los municipio que integran la ruta, esta es una actividad económica que genera un gran desarrollo en toda la región. Ahora bien, pasando al turismo lacustre que está representado por sus embalses, ríos, balnearios, clubes, centros recreativos, cascadas y saltos, hacen que se puedan practicar deportes como la pesca deportiva o simplemente apreciar y disfrutar el paisaje.

BANDERA

Bandera del departamento de Antioquia

HISTORIA

La historia de la Bandera de Antioquia comienza para el año 1810, fue creada por el gobierno de Antioquia con referencia a la bandera de la Universidad de Antioquia, la cual fue fundada en el año 1803, debido a que esta poseía una bandera de color blanco y verde que usaban en la mayoría de sus eventos, aunque estos colores también hacen referencia a la provincia de Cartagena en sus batalla de independencia. A pesar de esta decisión el estado cambió en muchas ocasiones los colores y el emblema, al mismo tiempo que cambió de nombre tres veces y tenían que reajustar todo, cosa que no fue solo de Antioquia sino de los demás departamentos. Pero no fue sino para el 10 de diciembre del año 1962 que el gobierno hizo oficial la adopción de la bandera y el himno, así que la bandera tenía dos franjas horizontales una de color blanca que es la superior y una de color verde que es la inferior, tal cual como la de la Universidad de Antioquia desde su creación.

La Bandera está conformada por dos franjas iguales en línea horizontal: blanca en la parte superior y verde en la parte inferior. El color blanco simboliza la integridad, la pureza, la disciplina y la victoria. El color verde es símbolo de la naturaleza, las montañas, la esperanza, la prosperidad, la creencia, el trabajo y la amabilidad entre sus hermanos.

ESCUDO

Escudo de Antioquia

Para el año 1812 el gobierno de Antioquia realizó un decreto donde se publicó que dicho departamento tendría un escudo de armas con las siguientes cualidades: Un escudo sin acuartelar, con un paisaje en su totalidad, por un río, un cerro, una palmera, un árbol de plátano y una indígena adornada con diferentes elementos. Todos estos componentes hacen constancia de que Antioquia era un nuevo estado Soberano y Autónomo.

ELEMENTOS DEL ESCUDO

La Señora o Matriarca simboliza la raza antioqueña. Está representada en medio del escudo como la figura principal y constituye las comunidades indígenas desde la fundación hasta la actualidad, posee una gran sabiduría, autoridad y experiencia. No se puede dejar atrás que esta imagen representa la dignidad de las mujeres del estado, ya que desde sus antepasados fueron una pieza fundamental para la creación de la región con sus esfuerzos y amor. Esta indígena está vestida con traje de color púrpura que representa el coraje, audacia y valentía. Al mismo tiempo exhibe unos adornos indígenas de color dorado, que significan la generosidad.

El cerro que es de oro y en el cual está sentada la matriarca simboliza los valores del pueblo y sus recompensas. Está representado de esta manera debido que desde el tiempo de la conquista se difundido que Antioquia gozaba de excelentes riquezas minerales por lo cual desde ese entonces se han explotado.

El árbol de plátano es una elemento esencial en la agricultura del estado y fue traído desde el continente Americano y ha servido desde entonces para productos importantes en la región. Simboliza la abundancia y está interpretado por el color natural que es el verde que igualmente simboliza la esperanza, independencia y fraternidad.

La palmera hace referencia a las cercanías del Mar Caribe y sus ríos alrededor de Antioquia y representa el éxito y las victorias.

El río denota la riqueza hidrográfica y de vida. Se suele dibujar por corrientes, de color azul ondeando, que representan justicia, verdad, realeza, serenidad y pureza. La representación caudalosa entraña en sí el carácter fuerte de la gente que habita el departamento.

El gorro frigio lo lleva la señora indígena en su mano derecha, fue un símbolo del pueblo francés para manifestar por la libertad y los derechos de los hombres. Así mismo, la matriarca al tener el gorro en la mano y no llevarlo puesto en la cabeza denota que la independencia estaba prácticamente sellada.

HIMNO

Letra: EPIFANIO MEJIA
Música: GONZALO VIDAL

CORO

Oh libertad que perfumas
las montañas de mi tierra,
deja que aspiren mis hijos
tus olorosas esencias!

I

Amo el Sol porque anda libre,
sobre la azulada esfera,
al huracán porque silba
con libertad en las selvas.

II

El hacha que mis mayores
me dejaron por herencia,
la quiero porque a sus golpes
libres acentos resuenan.

III

Forjen déspotas tiranos
largas y duras cadenas
para el esclavo que humilde
sus pies de rodillas besa.

IV

Yo que nací altivo y libre
sobre una sierra antioqueña
llevo el hierro entre las manos
porque en el cuello me pesa.

V

Nací sobre una montaña,
mi dulce madre me cuenta
que el sol alumbró mi cuna
sobre una pelada sierra.

VI

Nací libre como el viento
de las selvas antioqueñas
como el cóndor de los Andes
que de monte en monte vuela.

VII

ADSENSE DEL MEDIO

Pichón de águila que nace
sobre el pico de una peña
siempre le gusta las cumbres
donde los vientos refrescan.

VIII

Cuando desciendo hasta el valle
y oigo tocar la corneta,
subo a las altas montañas
a dar el grito de alerta.

IX

Muchachos, le digo a todos
los vecinos de las selvas
la corneta está sonando.
¡Tiranos hay en la sierra!

X

Mis compañeros, alegres,
el hacha en el monte dejan
para empuñar en sus manos
la lanza que el sol platea.

XI

Con el morral a la espalda
cruzamos llanos y cuestas,
y atravesamos montañas
y anchos ríos y altas sierras.

XII

Y cuando al fin divisamos,
allá en la llanura extensa,
las toldas del enemigo
que entre humo y gente blanquean.

XIII

Volamos como huracanes
regados sobre la tierra,
¡ay del que espere empuje de
nuestras lanzas revueltas!

XIV

Perdonamos al rendido
porque también hay nobleza
y en los bravos corazones
que nutren las viejas selvas.

XV

Cuando volvemos triunfantes
las niñas de las aldeas
rinden coronas de flores
a nuestras frentes serenas.

XVI

A la luz de alegre tarde
pálida, bronceada, fresca
de la montaña en la cima
nuestras cabañas blanquean.

XVII

Bajamos cantando al valle
porque el corazón se alegra;
porque siempre arranca gritos
la vista de nuestra tierra.

XVIII

Es la oración; las campanas
con golpe pausado suenan;
con el morral a la espalda
vamos subiendo la cuesta.

XIX

Las brisas de las colinas
bajan cargadas de esencia,
la luna brilla redonda
y el camino amarillea.

XX

Ladran alegres los perros
detrás de las arboledas
el corazón oprimido
del gozo palpita y tiembla.

XXI

Caminamos, Caminamos
y blanqueas y blanquean
y se abren con ruido
de las cabañas las puertas.

XXII

Lágrimas, gritos, suspiros,
besos y sonrisas tiernas,
entre apretados abrazos
y entre emociones revientan.

XXIII

¡Oh libertad que perfumas
las montañas de mi tierra,
deja que aspiren mis hijos
tus olorosas esencias!.